De churros, merinos…

Escribo estas palabras después de desayunarme con una curiosa anécdota que ponía de manifiesto el profesor Xavier Rull en un correo enviado a la lista de distribución Zèfir: la traducción al catalán de las palabras en catalán de un político catalán, en el marco —cerremos el círculo— de un periódico en catalán. El resultado del invento es un churro, un buñuelo, un higo, un sancocho o lo que el lector tenga coraje de echarse al estómago, aunque vaya, servida así la mesa, mejor será hoy ayunar que desayunarse.

¿A los hechos? Bien…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Trujamán (CVC), Gonzalo García, Instituto Cervantes, Traducción de catalán, Xavier Rull. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s